Proceso de Fiscalización: ¡Conozcamos las Reglas del Juego!

Fiscalización
El panorama empresarial en Venezuela puede ser difícil para muchas organizaciones. Existen muchos factores en juego que pueden poner en riesgo a la empresa y sus empleados, por eso hay que conocer bien las reglas del juego… que no es juego. Es fundamental aclarar preguntas como ¿cuáles son las instancias a las que referirnos? ¿Cómo me puedo defender? ¿Qué hago en caso de una fiscalización? 

El ambiente empresarial en el que vivimos ha generado como consecuencia el desarrollo de un fuerte sentido de autorregulación en las organizaciones. Las personas que dirigen estas organizaciones han tenido que forjar un verdadero carácter de empresario para sobrellevar las adversidades y sobrevivir en el ambiente de negocios. ¿El riesgo? El inicio de un proceso de fiscalización. 

Uno de los mayores riesgos en este ambiente deviene de la gran cantidad de providencias, normativas, leyes, y demás que determinan el comportamiento de las organizaciones. Un simple paso en falso, y el incumplimiento puede ocasionar la apertura de un proceso administrativo que acabe con la organización. El exceso de regulaciones, la inseguridad jurídica, y las sanciones son amenazas reales que acaban diariamente con muchas empresas. Seguir de pie es todo un logro que merece ser celebrado. 

Las Partes Involucradas 

En este campo de juego son dos equipos los que se enfrentan: los proveedores y los clientes. Los primeros son quienes ofrecen los productos y servicios que posteriormente serán transformados u ofrecidos a los clientes o consumidores finales. Se enfrentan para hacer sus negociaciones, ventas, y negocios. Este enfrentamiento levanta la duda ¿quién deberá prevalecer? ¿Las obligaciones adquiridas con los proveedores o los derechos de los consumidores? 

Aquí es donde es necesaria la intervención de una tercera parte: un árbitro. Debe existir una autoridad que regula las actividades y otorga autorizaciones para operar, pero que también aplica sanciones. Sin embargo, este “árbitro” no es unidireccional en tanto a que se le puede rebatir. La ley otorga recursos y herramientas que nos permiten defendernos ante sanciones y así sobrevivir a los procesos administrativos. 

Cualquier proceso consta de tres partes: un antes, un durante, un después. Es imprescindible el accionar en el antes para prevenir y/o sobrevivir a fiscalizaciones. Difícilmente puede lograrse algo después de terminada. 

La Responsabilidad Penal Empresarial 

Es cierto que, hasta no hace mucho, era generalmente aceptado que las personas jurídicas no estaban sujetas a responsabilidad penal, pero con la introducción de nuevas leyes e instrumentos, esto se ha convertido en una realidad. Tanto los directores o cabezas de la persona jurídica, como los mismos trabajadores se pueden ver afectados directa o indirectamente por procesos sancionatorios. Las actuaciones de cualquier miembro de la empresa pueden estar sujetas a responsabilidad.  

Los riesgos a los que está expuesta una organización pueden variar desde el ámbito financiero y económico, hasta legales. Cualquiera de estos supuestos es de extrema seriedad pues ponen en grave peligro a la organización. 

¿Sabes que hace en caso de enfrentarte a un proceso de fiscalización? Te invitamos a que participes en nuestras charlas con la abogada experta Yoniray Gil donde estaremos abordando los detalles de este proceso. Desde las leyes de las que debes estar atento, hasta las cosas que debes decir (o no) durante un proceso de fiscalización. Te invitamos a que veas este pequeño abreboca de los temas que conoceremos en estas charlas:

 

Solicita la grabación de estas charlas:

 

 

¡Desde Gálac estamos para apoyarte! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.