La Metodología Ágil y por qué la necesitas para agilizar tus desarrollos de software

Manifiesto Ágil
Hoy en día el mundo de la programación se ha vuelto un monstruo que engulle prácticamente todos los aspectos de nuestra vida, desde las aplicaciones con las que nos comunicamos diariamente, hasta los softwares que controlan electrodomésticos. Sin embargo, desarrollar estos programas puede llevar mucho trabajo, para lo cual han surgido distintas metodologías que buscan volver estos procesos más eficientes, entre ellos el «Manifiesto Ágil». 

Ciertamente existen muchos caminos que llevan a Roma, pero ello no quiere decir que todos sean iguales o que todos requieran la misma inversión de tiempo y energía. Aunque todos generen el mismo resultado, no por ello podemos escoger cualquiera. El mundo de la programación no es muy distinto, en tanto a que existen muchas formas y procesos para desarrollar un mismo software, pero no por eso cualquiera se ajusta a las necesidades particulares del requerimiento que quieres cumplir. Aquí es donde entra la «Metodología Ágil»

Un desarrollo puede ser bastante demandante: rollbacks, procesos de QA, parches, versiones, etc. Además, en este proceso puede estar involucrado un pequeño número de personas o un gran equipo. En cualquiera de los dos casos todos deben estar al tanto de lo que está sucediendo y trabajar de forma coordinada y colaborativa.

En febrero de 2001 varios expertos en desarrollo de software y pensadores independientes de esta área. Se pusieron de acuerdo para elaborar y firmar un documento con la intención de transmitir su experiencia y plasmar “mejores formas de desarrollar software”. Este documento es lo que se conoce como el «Manifiesto Ágil». 

¿Cómo funciona la metodología ágil?

La idea es que este sistema proveyera suficiente espacio a los desarrolladores para que pudieran trabajar y adaptarse al dinamismo de un desarrollo de software. Mientras que a la vez se garantizara una comunicación efectiva entre todos los miembros y un producto final orientado a satisfacer las necesidades del cliente. 

Este sistema consta de 4 valores y 12 principios fundamentales. Los valores configuran las bases del modelo, a saber: 

  1. Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas. 
  2. Software funcionando sobre documentación extensiva. 
  3. Colaboración con el cliente sobre negociación contractual. 
  4. Respuesta ante el cambio sobre seguir un plan. 

Por otro lado, los principios desarrollan más a fondo estos valores y delimitan el alcance de esta metodología. Es importante destacar que más que normas taxativas, son guías a tener en cuenta al momento de desarrollar cualquier programa.

Principios
  1. Nuestra mayor prioridad es satisfacer al cliente mediante la entrega temprana y continua de software con valor. 
  2. Aceptamos que los requisitos cambien, incluso en etapas tardías del desarrollo. Los procesos Ágiles aprovechan el cambio para proporcionar ventaja competitiva al cliente. 
  3. Entregamos software funcional frecuentemente, entre dos semanas y dos meses, con preferencia al periodo de tiempo más corto posible. 
  4. Los responsables de negocio y los desarrolladores trabajamos juntos de forma cotidiana durante todo el proyecto. 
  5. Los proyectos se desarrollan en torno a individuos motivados. Hay que darles el entorno y el apoyo que necesitan, y confiarles la ejecución del trabajo. 
  6. El método más eficiente y efectivo de comunicar información al equipo de desarrollo y entre sus miembros es la conversación cara a cara. 
  7. El software funcionando es la medida principal de progreso. 
  8. Los procesos Ágiles promueven el desarrollo sostenible. Los promotores, desarrolladores y usuarios debemos ser capaces de mantener un ritmo constante de forma indefinida. 
  9. La atención continua a la excelencia técnica y al buen diseño mejora la Agilidad. 
  10. La simplicidad, o el arte de maximizar la cantidad de trabajo no realizado, es esencial. 
  11. Las mejores arquitecturas, requisitos y diseños emergen de equipos auto-organizados. 
  12. A intervalos regulares el equipo reflexiona sobre cómo ser más efectivo para a continuación ajustar y perfeccionar su comportamiento en consecuencia. 

Este sistema te permite asegurar satisfacer las necesidades de tu cliente al igual que agilizar los tiempos y procesos al momento de diseñar y producir un software.  

¿Y tú? ¿Qué piensas de la metodología ágil? ¡Déjanos saber en los comentarios! 

Puedes revisar el manifiesto completo aquí. 

En Gálac estamos contigo para apoyarte a crecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.